Programa Académico-Cultural 2018

Las relaciones México y China en la nueva era

Cerca de 40 académicos, expertos y diplomáticos se reunieron en Beijing para participar en la tercera edición del Seminario Las Relaciones Sino-Mexicanas UNAM-CASS-Colmex

Bajo el tema Desarrollo y Cooperación en la Nueva Era cerca de 40 académicos, expertos y diplomáticos se reunieron en Beijing para participar en la tercera edición del Seminario Las Relaciones Sino-Mexicanas, organizado por la Academia China de Ciencias Sociales (CASS, por sus siglas en inglés), el Colegio de México y la UNAM.

El Buró de Cooperación Internacional de la CASS y la Sede de la UNAM en China fueron las entidades encargadas de coordinar los trabajos del III Seminario, con el apoyo en México del Programa Universitario de Estudios sobre Asia y África (PUEAA).

Las sesiones se dividieron en áreas como Globalización y Cooperación Económica y Comercial, Construcción de “la Franja y la Ruta”, Política Verde, Innovación Tecnológica y Desarrollo Integral Regional.

En las palabras de inauguración, Cai Fang, vicepresidente de la CASS, consideró que es indispensable ampliar la cooperación estratégica entre México y China para consolidar el desarrollo social y sostenible en áreas como la gobernanza global, cambio climático, finanzas internacionales, en otros.

En representación de la UNAM, Roberto Castañón, director del Centro de Enseñanza para Extranjeros (CEPE), refirió que, con el cambio de gobierno en México que se dará el próximo diciembre y la nueva política de China impulsada por el presidente Xi Jinping, la relación bilateral entrará en una nueva era.

Indicó que desde la academia, los investigadores y científicos tienen la encomienda de analizar las transformaciones globales con el fin de contribuir con el conocimiento humanista, científico, y tecnológico a los cambios que requieren nuestras sociedades.

Por su parte, Gustavo Vega, secretario General del Colmex, consideró que este espacio de diálogo académico busca aportar análisis y propuestas a problemáticas como las reformas financieras necesarias para aprovechar los flujos comerciales internacionales, el papel de la innovación tecnológica para la generación de capacidades y la colaboración internacional para lograr acuerdos comerciales regionales.

En su intervención, el embajador de México en China, José Luis Bernal, observó que el país asiático es ya el segundo socio comercial de México en el mundo y el primero entre los países de Asia-Pacífico, además de que es la segunda fuente de importaciones de México, el cuarto destino de nuestras exportaciones, el 12° país de origen de las inversiones directas, así como una fuente creciente de tecnologías, financiamiento, turismo e intercambios educativos.

Agregó que ambas naciones deben responder con nuevas orientaciones a los desafíos de la cambiante realidad internacional.

Como ejemplo de cooperación científica sino-mexicana se mencionó el convenio que recientemente la UNAM firmó con la Universidad de Tsinghua para realizar investigaciones conjuntas sobre cambio climático, entre otros temas.

En lo referente al comercio, uno de los temas debatidos fue el nuevo tratado entre México, Estados Unidos y Canadá, identificado como T-MEC, y la cláusula del Capítulo 32, la cual refiere que en caso de que alguno de los tres socios tenga la intención de realizar cualquier acuerdo comercial con un país que no sea considerado economía de libre mercado, se dará por terminada la relación trilateral.

Entre los académicos chinos se comentó que esta cláusula tiene tintes políticos más que económicos y es una forma en la que Estados Unidos busca presionar a sus socios para prevenir un acuerdo de libre comercio con China.

Por su parte, los especialistas mexicanos indicaron que el T-MEC aún requiere ser aprobado en el Congreso, donde se revisará el alcance de esta cláusula, no obstante, las relaciones con China van más allá del libre comercio y de hecho existen áreas de oportunidad para las inversiones chinas en infraestructura.

Los académicos indicaron que para lograr proyectos exitosos de inversión es necesario que ambos países conozcan y entiendan los respectivos marcos institucionales, ya que el caso de México presenta una mayor complejidad en la toma de decisiones públicas en comparación con el modelo chino. También se habló de que las relaciones comerciales bilaterales deben ser recíprocas con el fin de lograr el beneficio mutuo.

En lo referente a la iniciativa impulsada por el gobierno chino conocida como la Franja y la Ruta, la cual busca integrar a países de América Latina en el desarrollo de proyectos de infraestructura, los especialistas consideraron que es una oportunidad que México debe considerar. Sin embargo, advirtieron que aún existen retos como el definir los esquemas de financiamiento para que las naciones latinoamericanas eviten incrementar los niveles de endeudamiento público.

Por otra parte, se indicó que una forma de diversificar las relaciones comerciales y contrarrestar los efectos negativos del conflicto comercial entre China y Estados Unidos es que el país asiático se integre como observador a la Alianza del Pacífico (conformada por México, Perú, Colombia y Chile), ya que este bloque ha mostrado tener un alto grado de apertura y estabilidad regional.

Sobre las iniciativas de Política Verde, los especialistas indicaron que China se ha convertido en un actor clave en el combate al cambio climático tras el retiro de Estados Unidos del Acuerdo de París, en tanto que México ha tomado acciones para incentivar la cooperación internacional en el cuidado el medio ambiente. Se indicó que las amenazas y políticas del presidente Donald Trump han propiciado que la comunidad científica internacional trabaje de forma más coordinada para enfrentar los retos ambientales globales.

En lo referente a la innovación tecnológica se habló de la necesidad de formar a los jóvenes para los empleos del Siglo XXI, ya que algunos oficios serán realizados de forma automatizada con inteligencia artificial. Se consideró la necesidad estudiar el grado de desarrollo tecnológico de China para intercambiar experiencias y aplicaciones al caso mexicano.

Los académicos indicaron que en lugar de ver a los desarrollos tecnológicos como una amenaza, deben considerarse como una oportunidad para la creación de empleos en nuevas industrias, y las políticas públicas deben generar oportunidades de emprendimiento para las personas.

Sobre desarrollo regional, los investigadores mexicanos mencionaron los grandes retos que enfrenta nuestro país para combatir la desigualdad. Por su parte, los académicos chinos profundizaron en las reformas estructurales de China, la cuales iniciaron hace más de tres décadas y han contribuido a la planificación del desarrollo regional chino.

En las conclusiones, los participantes refirieron que las tres ediciones del seminario UNAM-CASS-Colmex han propiciado un espacio institucional para el intercambio de ideas, con el fin de contribuir a un mejor entendimiento de las relaciones sino-mexicanas.

La delegación universitaria estuvo integrada por los investigadores de la Facultad de Química, Eduardo Bárzana; del Instituto de Investigaciones Económicas, Alicia Girón, David Bonilla, Jorge Basave e Isaac Minian; de la Facultad de Economía, Juan Pablo Arroyo y Enrique Dussel; del Centro de Ciencias de la Complejidad, Emilia Székely; del Centro de Investigaciones sobre América del Norte, José Luis Valdés; de la Facultad de Ciencias Políticas Vania de la Vega; y por parte de la Sede de la UNAM en China, Guillermo Pulido, Edmundo Borja, Raúl L. Parra y Pablo Mendoza.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.