Programa Académico-Cultural 2018

México entre los modelos oriental y occidental de medicina veterinaria para equinos

En México la medicina veterinaria para equinos se encuentra en un punto intermedio entre el modelo oriental, caracterizado por el uso de caballos en el sector agrícola y el occidental, donde predominan las actividades de recreación y deporte, coincidieron los especialistas de la UNAM que participaron en el 15 Congreso Mundial de Médicos Veterinarios y Especialistas Equinos realizado en Beijing, capital de China.

Elena García Seco y Mariano Hernández Gil, académicos de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia (FMVZ), fueron quienes por parte de la UNAM acudieron a los trabajos del congreso, que organiza bianualmente la Asociación Mundial de Veterinarios Especialistas en Equino (WEVA, por sus siglas en inglés), donde se dieron cita especialistas de todo el mundo, estudiantes, organizaciones civiles y empresas con el fin de conocer las prácticas y avances de la medicina e industria equina.

Mientras que en países occidentales como Estados Unidos la medicina veterinaria de equinos se ha desarrollado siguiendo niveles de especialización similares a la medicina para humanos; en oriente, como el caso de India y China, la profesión se relaciona con las actividades agrícolas. El caso mexicano apunta hacia un desarrollo en ambos sentidos.

Conversacion

Aunque nos clasifican entre los países occidentales, también presentamos rasgos de los países orientales, explicó Mariano Hernández, quien además de ser profesor es jefe del Departamento de Medicina y Zootecnia de Équidos de la FMVZ.

Anteriormente los veterinarios eran generalistas, es decir, un mismo doctor atendía a todo tipo de animales, pero ahora ya existen especialidades y ramas clínicas, y la Universidad ha contribuido a la formación de doctores especialistas que aprenden el manejo hospitalario, cirugías en quirófano, en campo, así como medicina preventiva, comentó García Seco, quien es profesora y médico cirujano para caballos en el Hospital Veterinario de la UNAM.

La meta es alcanzar un nivel de preparación veterinaria que incluya internados y residencias como lo hacen los médicos para humanos, abundó Mariano Hernández.

_DSC6018

En México se encuentran todas las actividades ecuestres deportivas y de esparcimiento que incluyen adiestramiento, salto, charrería, carreras, paseo y recientemente se ha puesto de moda el baile de caballos, indicaron los especialistas.

En los usos agrícolas, el 50% de la tierra arable en México está en manos de personas con menos de 5 hectáreas, y se emplean animales para el cultivo y el transporte; esto se traduce en que más del 70 por ciento de la población equina se usa para actividades productivas.

Nuestro país es el segundo lugar mundial en población de caballos, con 6 millones 300 mil ejemplares; Estados Unidos es el primero, con más de 10 millones y China ocupa el tercer lugar con 6 millones 27 mil, de acuerdo con datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura.

Además, México ocupa el quinto lugar en población de burros, con 3 millones, y el primero en mulas, con 3 millones de ejemplares. La mitad de la población de los équidos que existen en América se encuentra en nuestro país, explicó el doctor Hernández Gil.

Y pese a que China, país anfitrión del congreso, es una nación con una historia milenaria, su educación veterinaria inició hace poco más de 100 años, en cambio en Reino Unido cuentan con escuelas desde hace mil años, indicó la profesora García Seco.

PORTADA

La figura está contenida en el álbum Simuanji, un libro clásico de la medicina veterinaria de China.

Por ello, debido a que es relativamente nueva la educación veterinaria en China y que no cuentan con un hospital especializado para caballos, han desarrollado una mezcla de medicina veterinaria tradicional y occidental, pero buscan aprender de las experiencias internacionales y este congreso mundial es una oportunidad, indicó García Seco.

En México, la primera escuela de medicina veterinaria de América se fundó en 1853; se llamó Escuela Nacional de Agricultura y Veterinaria, la cual hoy es la FMVZ, apuntó Hernández.

De hecho, la Facultad de la UNAM es una de las dos únicas escuelas veterinarias no anglosajonas y, la única iberoamericana, que ha sido certificada por la Asociación Americana de Medicina Veterinaria (AVMA).

En tanto que el hospital de la Universidad es uno de los más avanzados y de los más importantes de Latinoamérica, principalmente por su planta médica, comentó Mariano Hernández.

Sin embargo, observó el académico, en el ámbito nacional el desarrollo de la medicina veterinaria aún se encuentra en un nivel medio, en comparación con naciones como Estados Unidos, que tiene el mayor avance tecnológico en el tratamiento de equinos y donde cada estado cuenta con una clínica, indicó.

No obstante existen organismos y consejos mexicanos que tienen como propósito el cuidar la calidad de la educación veterinaria, con un énfasis en la parte médica, además de la producción animal.

Por ello en México deben existir las dos ramas de la medicina veterinaria, occidental y oriental, para aquellos que necesitan un enfoque agropecuario y aquellos que buscan una orientación médica para actividades deportivas y recreativas.

Vocación veterinaria

El doctor Mariano Hernández comentó que su vocación por la veterinaria le viene desde niño, porque en Hidalgo, de donde es originario, creció en un ambiente rodeado de animales de campo. No tenía claro dónde estudiar la carrera, hasta que uno de los caballos de su bisabuelo fue tratado en el hospital de la UNAM, que tenía poco de haber sido abierto. El veterinario en turno le dijo que si quería aprender de caballos tenía que estudiar en la Universidad. Y Hernández no lo pensó dos veces.

En cambio, la doctora Elena García compartió que desde los 11 años montaba a caballo. Un año después de practicar la equitación, su equino enfermó y fue llevado a la clínica de la UNAM, además era el primer caballo que se operaba ahí. Desafortunadamente no le pudieron salvar. Ella entró al quirófano para ver la operación y en ese momento se propuso que sería médico veterinario, y se especializaría en cirugía de caballos.

Finalmente, los académicos indicaron que tras su participación en el Congreso Mundial de Médicos Veterinarios y Especialistas Equinos tienen planeado buscar mayores vínculos con el círculo veterinario de China, y para ello agradecieron el apoyo de la Sede de la UNAM, con el fin de establecer los contactos de colaboración institucional.

Grupal