Programa Académico-Cultural 2017

Wang Silu, la primera estudiante del posgrado compartido en Estudios Latinoamericanos de la UNAM y la Universidad de Estudios Extranjeros de Beijing

DSCN0513

Wang Silu, originaria de la Provincia de Sichuan, China, es la primera alumna que cursará la Maestría de Estudios Latinoamericanos en el posgrado compartido entre la UNAM y la Universidad de Estudios Extranjeros de Beijing (BFSU, por sus siglas en inglés).

Su nombre en español es Valeria —por tradición los alumnos chinos adoptan un nombre del idioma que estudian para facilitar su comunicación con los hispanohablantes—. Al escucharle hablar parecería que es cubana, por su acento. Se explica porque estudió la licenciatura en La Universidad de La Habana, donde cursó también el bachillerato, y ahora está por emprender una nueva aventura académica en la UNAM

Con ella inicia formalmente el posgrado compartido, cuyo convenio se firmó en 2015, entre el Posgrado en Estudios Latinoamericanos, de la Coordinación de Posgrado de la UNAM y la Facultad de Filología Hispánica y Lusa de BFSU, con la asistencia de la Sede de la UNAM-China (Centro de Estudios Mexicanos).

Cabe mencionar que de 2012 a 2017, 38 estudiantes provenientes de IES chinas han realizado estudios de posgrado en la UNAM en diversas áreas del conocimiento, sin embargo, ninguno era de posgrado conjunto.

En este sentido, el programa académico de Estudios Latinoamericanos constituye el primer posgrado que la UNAM desarrolla con una universidad china, en el que los estudiantes obtendrán diplomas reconocidos por ambas instituciones. Para titularse, los alumnos de la UNAM deben cursar sus estudios en dos años; mientras que para los alumnos de la Universidad de Beijing son tres años.

Dentro de los periodos mencionados, los estudiantes de ambas universidades que participen en este programa compartido tienen la posibilidad de tomar clases en México y en China.

Para Valeria Wang Silu estudiar en la UNAM representa una gran oportunidad y se siente orgullosa de que además es la única alumna de su país admitida en Estudios Latinoamericanos en este ciclo escolar, ya que es un programa de alta demanda. De 200 estudiantes internacionales, sólo fueron admitidos 30.

La joven tiene claro que su objetivo es desarrollar habilidades teórico-metodológicas para comprender a la sociedad latinoamericana y en particular la mexicana. Su experiencia de haber estudiado en Cuba y posteriormente haber trabajado en diversos países latinoamericanos, le ayudó a madurar y decidirse por la especialización.

Valeria recuerda que tras regresar a China, cursó el último año de su carrera en la Universidad de Sichuan. Al graduarse, trabajó en una empresa que produce televisores, en Guangzhou,  y los exportaba a diversos países latinoamericanos. Duró sólo tres meses en el puesto porque el nivel de español que usaba era básico, sólo para decir los precios de los productos y en muchos casos hablaban inglés. No podía aplicar todos sus conocimientos universitarios. Su práctica estaba por debajo de sus aptitudes lingüísticas. Después encontró otro trabajo como traductora, el cual le permitió regresar a Latinoamérica. Elevó su nivel de español y aprendió el uso del español culto y formal.

Sin embargo, pensó que necesitaba prepararse más, ya que con sólo hablar español no era suficiente para entender a la región latinoamericana, y considerando la creciente competencia en el campo laboral necesitaba una habilidad extra. Decidió continuar sus estudios de posgrado en la BFSU, considerada una de las mejores universidades chinas enfocada a los idiomas y estudios extranjeros. Optó por la especialidad de estudios latinoamericanos y durante su estancia se creó el programa compartido de la BFSU con la UNAM.

DSCN0524

Reconoce que en su calidad de estudiante se convierte en una embajadora de su país. Ser la primera alumna de este programa académico le permite vivir de nuevo en la región donde se habla el idioma español y se vive la cultura latina.

Ella recomienda a sus compañeros chinos que estudien en México, y particularmente en la Universidad Nacional, cuyo nivel educativo la posiciona entre las mejores universidades del mundo.

También invitó a los estudiantes mexicanos a que vayan a China y conozcan sus universidades, particularmente en Beijing, donde vivirán una gran experiencia de intercambio cultural y académico.