Programa Académico-Cultural 2017

Estudian modelos de universidades asiáticas y latinoamericanas para informe auspiciado por la UNESCO

La importancia de analizar los modelos de universidad y de educación superior se debe al papel que éstas tienen en la sociedad para generar conocimiento en innovación, ciencia y tecnología.

El académico del Instituto de Investigaciones sobre la Universidad y la Educación de la UNAM (IISUE-UNAM), Dr. Axel Didriksson Takayanagui, realizó una visita a Beijing para reunirse con autoridades educativas de China, conversar con sus homólogos, conocer la situación de las universidades en este país y los estudios en la materia.

DRIDIKSSON 1

En apoyo a la labor del investigador, la Sede UNAM-China (Centro de Estudios Mexicanos) gestionó reuniones con instituciones de este país, entre las que se encuentran la Secretaria General de la Asociación China para el Intercambio Internacional (CEAIE, por sus siglas en inglés), el Centro Nacional de Investigación en Educación, ambos adscritos al Ministerio de Educación de la República Popular China (RPC), así como con el Instituto de Estudios sobre la Educación Superior de la Universidad de Pekín.

En este contexto, el Dr. Dridiksson -acompañado por funcionarios de la Sede en China- extendió una invitación a las autoridades educativas de Educación Superior para que contribuyan, desde la perspectiva académica, a elaborar un reporte sobre las universidades en este país.

Como parte de la iniciativa de la Red Mundial de Universidades para la Innovación (GUNI, por sus siglas en inglés), actualmente se realizan los trabajos preparativos para elaborar el Séptimo Informe de Educación Superior en el Mundo, el cual debe presentarse cada dos años por mandato de la UNESCO, indicó el Dr. Didriksson. (el estudio reciente se puede descargar en http://www.guninetwork.org/)

La importancia de analizar los modelos de universidad y de educación superior se debe al papel que éstas tienen en la sociedad para generar conocimiento en innovación, ciencia y tecnología, explicó el investigador de la UNAM, quien es un reconocido especialista mexicano en el campo, y ha asesorado a gobiernos e IES, tanto nacionales como latinoamericanas, para el desarrollo de políticas educativas y planes universitarios de estudio.

El Dr. Didriksson, coordinador del capítulo dedicado a Latinoamérica de la GUNI, explicó que se han considerado 200 variables de análisis para conocer cómo se están dando los cambios en los modelos universitarios bajo una óptica comparativa de tres regiones, América Latina, Europa y Asia.

GUNI es una de las mayores redes de universidades del mundo; reúne cerca de 600 universidades de 70 países. Fue fundada en 1999 con el apoyo de la UNESCO, la Universidad de las Naciones Unidas y la Asociación Catalana de Universidades Públicas, donde se encuentra su sede, en Barcelona, España.

Entre los países asiáticos considerados en el estudio global se encuentran Japón, Corea del Sur y China, mismos que el investigador de la UNAM visitó para organizar equipos de trabajo.

DRIDIKSSON4

“Es muy interesante analizar el caso chino porque las autoridades se están proponiendo que hacia mediados del 2030 tendrán 100 universidades de clase mundial, y para ello han realizado una gran inversión, explicó el académico, quien es autor de más de 30 libros sobre políticas educativas, educación superior e innovación entre otros temas; es autor y coautor en diversos capítulos y artículos científicos, que han sido publicados en varios idiomas, entre ellos el japonés y chino-mandarín.

“Queremos sumar a los investigadores chinos para que elaboren el capítulo relacionado con su país en el Séptimo Informe Mundial, el cual coincidirá con el informe que presenta la UNESCO en la reunión internacional que cada 10 años organiza, y en esta ocasión será en el 2020″, refirió.

DRIDIKSSON 3

Consideró que la iniciativa fue bien recibida por las autoridades educativas chinas y si se concreta su participación, se logrará un informe internacional mucho más representativo. “Si bien la reunión de la UNESCO es gubernamental, porque se concentran los ministerios de educación de todo el mundo, también se presenta el trabajo de los académicos desde una visión comparada internacional”, explicó.

“Muchas universidades públicas de Asia se enfocan en crear conocimiento para las empresas, pero las universidades públicas latinoamericanas, como la UNAM, se deben a la sociedad y por ello se busca resolver problemas sociales y no solamente privados; son un bien público y un bien social”, refirió.

“El papel que está jugado la universidad en términos comparados es distinto. En los países de Asia, de 2004 al 2007, comenzaron reformas desde los gobiernos para redefinir el rol de las universidades y otorgarles más autonomía, desde la perspectiva administrativa, para regular su funcionamiento y que obtengan recursos extraordinarios de fuentes diversas, con el fin de que desarrollen capacidades para entrar a la nueva era de la inteligencia artificial y de la alta tecnología, así como otro campos”, detalló.

En cambio, en México y América Latina también ocurren reformas importantes pero el concepto de la autonomía es distinto, porque no se siguen los patrones de las políticas gubernamentales, ya que la autonomía implica que son las mismas universidades las que diseñan sus propias políticas educativas y definen sus prioridades, explicó el académico.

No obstante, las universidades de ambas regiones coinciden en que la identidad nacional y la internacionalización son factores claves e integrales, por lo cual proyectan reformas internas, e impulsan políticas de articulación regional.

“Esto permite que la UNAM sea una las universidades más innovadoras, no sólo porque se han creado nuevos campus en el país y sedes en el extranjero -como la UNAM-China- además de nuevas carreras o nuevos institutos como el de Investigaciones Genómicas, de Nanotecnología, entre otros, sino porque en ella se desarrolla cerca del 50% del total de la investigación científica y tecnológica de México”, explicó.

El académico dijo que desafortunadamente el ritmo de crecimiento en innovación se detiene o no crece tan rápido porque en nuestro caso “el gobierno mexicano no tiene una clara política de Estado en materia de ciencia y tecnología y en educación superior”. Por ello, recomendó crear un Consejo Nacional de Universidades con la participación de los tomadores de decisiones y de los académicos para definir políticas nacionales.

Las experiencias más exitosas son aquellas donde las universidades cooperan en proyectos conjuntos, como los muestran los modelos asiáticos.

“Se requiere elaborar políticas educativas nacionales convergentes, con el pleno respeto a la autonomía de las universidades, pero que a su vez se consideren los intereses nacionales, los cuales deben estar por encima de los particulares, como lo hacen en los países asiáticos estudiados”, concluyó.

DRIDIKSSON 2
El Dr. Axel Dridiksson se entrevistó con autoridades educativas de  la RPC, gracias a la intermediación de la Sede UNAM-China.