Programa Académico-Cultural 2016

Académico de la UNAM coordina trabajos en el 34 Congreso Mundial de Historia del Arte celebrado en Beijing

El investigador del Instituto de Investigaciones Estéticas de la UNAM, Dr. Peter Krieger, participó como el coordinador titular de la mesa temática Paisaje y Espectáculo del 34 Congreso Internacional de Historia del Arte.

DSC_5418.JPG

Por Raúl López Parra

El investigador de tiempo completo del Instituto de Investigaciones Estéticas de la UNAM (IIE-UNAM), Dr. Peter Krieger, participó como el coordinador titular de la mesa temática Paisaje y Espectáculo del 34 Congreso Internacional de Historia del Arte, el cual se realizó este año en Beijing, la capital de China.

Krieger, quien también es profesor de posgrado en Historia del Arte y Arquitectura en la Facultad de Arquitectura de la UNAM (FARQ-UNAM), fue seleccionado entre varios candidatos como el coordinador de la mesa, asimismo, fue el único representante de México.

El Congreso Mundial de Historia del Arte (CIHA, por sus siglas en inglés) se realiza cada cuatro años en una sede diferente, y reúne a los investigadores y los especialistas en la materia más destacados, con el fin de que presenten ante sus pares los avances y resultados de sus investigaciones.

“Tuvimos una mesa con 15 ponencias, había colegas de todas partes del mundo y por supuesto, de China”, indicó el académico quien en conjunto con Fu Shen, profesor de la Universidad Nacional de Taiwán, y Teng Yuning de la Universidad de Pekín seleccionaron a los ponentes.

header_image.jpg

Sumando la sesión presidida por el Dr. Krieger,  el Congreso contó con 21 mesas temáticas, además de Paisaje y Espectáculo, se discutieron problemáticas en campos tales como La Clasificación del Arte, Imaginación y Proyección, Arte y Tabú, Productos y Mercados, Historia de la Belleza contra Historia del Arte, por mencionar algunas.

El campo de la Historia del Arte

La historia del arte es una disciplina que surge a mediados del siglo XIX en Europa, Austria, y se institucionalizó en los 70 del siglo XIX cuando se fundó el Congreso, explicó el Dr. Krieger.

Esta área del conocimiento se dedica a la investigación de obras artísticas pinturas, grabados, escultura, arquitectura entre otros, y se divide en tres campos profesionales, la investigación y enseñanza en las universidades; la museografía, ya que los historiadores del arte pueden ser curadores o directores de museos, y la preservación de monumentos históricos como patrimonio nacional, abundó el investigador.

Refirió que en los últimos años la disciplina ha tenido un debate conceptual y algunos la llaman Ciencia de la Imagen, —del alemán bildwissenschaft— porque busca expandir el campo de estudio, no sólo a las obras de arte, sino a todos los fenómenos visuales como un medio en el que se expresan visiones políticas o conocimientos científicos.

En esencia, se analiza cómo la imagen determina nuestros mundos y qué podemos construir en términos del conocimiento para lograr el entendimiento, un ejemplo de elloes el paisaje.

“Estamos viviendo en un mundo hiperurbanizado, con megaciudades como la Ciudad de México, con más de 20 millones de habitantes, o Beijing (…) cada vez el mundo está más urbanizado y con eso se redefinen completamente las nociones de ciudad y paisaje. El paisaje ya no es la contraparte de la ciudad, sino que hoy hablamos de un paisaje urbanizado, o conquistado por la civilización, incluso un desarrollo turístico es una conquista del paisaje. Casi ya no hay paisajes naturales en el mundo”, explicó el académico.

Detalló que en los actuales estudios de la historia del arte o ciencia de la imagen se persigue desarrollar conceptos transdiciplinarios y generar un diálogo con otras disciplinas, como la ecología.

La ecología se considera en la historia de las ciudades y paisajes antiguos, ya que varias civilizaciones llegaron a su crisis por el mal manejo de los recursos naturales, comentó.

Una inclusión disciplinaria

Sobre el nivel de investigación en este campo que se desarrolla en la UNAM, el Dr. Krieger consideró que en el Instituto de Investigaciones Estéticas existen excelentes condiciones y completa libertad para avanzar en los debates disciplinarios y es una plataforma sobresaliente a nivel mundial. “De hecho, es el instituto con el desarrollo de la historia del arte más grande del mundo”, abundó.

En 8 años de trabajo en el Comité Internacional de Historia del Arte, Dr. Krieger ha sido vicepresidente en dos ocasiones (2004 y 2012). En sus periodos ha promovido que la visión de la disciplina sea menos eurocentrista y fijada en Estados Unidos. Ahora el mapa mundial del conocimiento es más inclusivo.

“Durante mi periodo en el Comité Internacional incluimos a China, país que tiene una asociación de historiadores del arte con 2 mil miembros, y no estaban presentes”, señaló el académico.

congreso-arte
Imagen de CCTV News

En esta ocasión, en representación de Renato González Mello, director del Instituto de Investigaciones Estéticas, quien no pudo atender por motivos de agenda, el Dr. Krieger participó en el Comité, y entre algunos de los acuerdos se decidió incluir a India como miembro de este organismo internacional, además de Colombia y Argentina.

“México tiene un puesto fijo en el Comité Ejecutivo del Comité Internacional de Historia del Arte y la UNAM mantiene la página web, mientras que la sede administrativa está en París, y el tesorero en Suiza”, explicó el Dr. Krieger.

De este modo, agregó, la representación de México y otros países en el debate mundial de  la disciplina aumenta, aunque la UNAM siempre ha tenido un peso importante.

El diálogo académico en China

En su opinión, fue de suma importancia incluir a China en el Comité Internacional  porque tiene la mayor población del mundo, con un potencial enorme, con grandes investigadores que durante mucho tiempo se mantuvieron marginados por el tema del idioma, al no hablar inglés, y por las restricciones de la Revolución Cultural, pero hay una nueva generación más abierta al mundo, que habla perfecto inglés o francés y están estableciendo redes internacionales.

“Debo confesar que el diálogo no es fácil, yo no hablo chino y es la cuarta vez que visito China, por lo cual dependemos de la traducción, pero funciona y hemos tenido un diálogo exitoso en este Congreso entre colegas y estudiantes”, comentó.

El Dr. Krieger es autor de varios artículos científicos y libros centrados en el estudio del paisaje urbano, el más reciente es Transformaciones del paisaje urbano en México. Representación y registro visual (2012).

“El concepto oriental del paisaje es completamente distinto del occidental y yo mismo estoy aprendiendo, admiro la pintura china de paisaje pero todavía no entiendo todo, entonces hay una exigencia de no quedarse con lo propio, sino exponerse a lo otro, y con esa diferencia generar una energía epistemológica”, indicó.

Asimismo, destacó que gracias a la labor de la Sede de la UNAM en China, y a la realización de los dos Coloquios de Estudios Chinos y Mexicanos, él ha entablado contacto con varios académicos y universidades del país asiático, en particular con la Universidad de Pekín.

Refirió que el próximo paso es realizar talleres con estudiantes de la UNAM y de la Universidad de Pekín en el campo de la iconografía política del paisaje.

“China es un mercado económico, pero también tiene un ambiente académico de mucha inspiración, no es fácil entrar, pero hay muchas posibilidades y quiero acercar a mis estudiantes a la investigación que se realiza en China”.

El cuidado del patrimonio cultural

El Dr. Krieger es de origen alemán, pero desde hace varias décadas optó por establecer su vida tanto personal como profesional en México; ofreció su evaluación respecto al cuidado del patrimonio cultural tanto en China como en nuestro país, ya que ambas naciones tienen una amplia diversidad en sus patrimonios y riqueza paisajística.

En este sentido, lamentó que en el gigante asiático existe una destrucción del patrimonio y citó como ejemplo lo ocurrido en Beijing, en la segunda mitad del siglo XX, durante los tiempos de Mao, con el plan de industrializar al país y la negación de los valores culturales durante la Revolución Cultural, aunque actualmente ha cambiado la visión por el cuidado de la herencia cultural.

En el mismo sentido se refirió a la Ciudad de México, una megalópolis con un desarrollo no sustentable, porque ha descuidado los vestigios del pasado, erosionado y destruido parte se su patrimonio cultural.

“Lo digo sin diplomacia y con mucha claridad, en China por la dimensiones económicas y la presión del dinero, los procesos son más rápidos y tiran edificios después de 15 o 20 años de ser construidos y los reconstruyen. En México también hay un boom de construcciones, entonces estoy preocupado por la erosión de los valores del patrimonio cultural. Para nosotros, como investigadores, esto no es algo para lamentar, sino para analizar: dos países, dos ciudades distintas, pero ambas son megalópolis y enfrentamos problemas parecidos”.

Desde su campo, el Dr, Krieger se cuestionó, qué pueden hacer los investigadores en historia del arte para fomentar la conciencia en el cuidado del patrimonio cultural como una forma de creación de identidades colectivas.

Ese es parte del reto en la investigación,  señaló.