Programa Académico-Cultural 2016

Vivian Mansour cautiva a los niños chinos con su literatura

 

Vivian 2.jpg

Por Raúl López Parra

La escritora mexicana de literatura infantil y juvenil, Vivian Mansour, ofreció un recital a niños chinos de entre 8 y 12 años, quienes gracias a la ayuda de una traductora del español al mandarín, conocieron a personajes como la Tía Chofi y su peinado.

En un evento organizado en la sede del Instituto Cervantes de Pekín, en colaboración con la Embajada de México y la Sede en China de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Mansour leyó sus cuentos a niños de distintas escuelas del programa Young Cultural Ambassador. Algunos de ellos visitarán México el próximo año.

En opinión de la creadora, quien ha publicado una decena de libros infantiles y ha sido galardonada con los premios Cuento para Niños de la Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil, el Premio A la Orilla del Viento y el Premio Castillo de Literatura Infantil, los menores son el público más honesto porque no les interesa quién eres, ni si has ganado premios, sino que les atraigas con tu literatura.

Vivian 5

“A los niños los tienes que atrapar desde el primer párrafo, si ni no les gusta, te abandonan con la mano en la cintura”, comentó.

Pese a hablar un lenguaje completamente diferente al de los niños chinos, algunos con conocimiento básico de español, Mansour logró captar su atención, con ayuda de la proyección de los dibujos de su cuento El peinado de la tía Chofi (ilustrado por Martha Avilés, 2002), el cual trata de una señora que iba a una boda, pero un insecto se quedó atrapado en su gigantesco peinado.

Vivian, originaria de la Ciudad de México, confesó que el cuento estaba inspirado en algo que realmente le ocurrió a su mamá: su intención era comunicarle a los niños que justamente los escritores pueden tomar escenas de la vida real “y las hacemos crecer como si fueran una semilla y las convertimos en historias”.

El momento de mayor encanto para los niños fue en la parte final de su presentación, cuando Mansour abrió un libro y de éste salieron volando mariposas de papel. Las exclamaciones de asombro también vinieron de los adultos reunidos en la sala, quienes seguramente estaban reviviendo sus memorias infantiles.

Mansour ofreció mariposas de papel a aquellos niños que le formularan preguntas.

—¿Usted tuvo una niñez feliz—preguntó una pequeña.

—Mi niñez no fue interesante. Nunca iba de vacaciones a ningún lado. Entonces me puse a escribir para imaginar las vacaciones que me hubiera gustado tener. No viví muchas aventuras pero gracias a los libros es cómo si las hubiera vivido.

DSC_5221

Vivian Mansour visitó China en el marco de la XXIII Feria Internacional del Libro de Beijing, con el propósito de promover su obra y abrir puertas para que sea traducida al mandarín.

En su opinión, los libros infantiles ayudan a los menores a entender que así como existen los libros de estudio, también están los de ficción, que son una opción más de entretenimiento como los video juegos, el cine o la televisión e internet.

Vivian 1

 

“Yo sí creo que un niño lector en el futuro tendrá más herramientas, un criterio mucho más extenso y conocerá varios puntos de vista y diferentes culturas y eso les convertirá en mejores ciudadanos”, indicó en entrevista.

En una era hiperconectada, con un sin fin de distractores, atraer a los niños a los libros es una tarea más que complicada. Para la autora mexicana, tanto los papás como los profesores son los principales aliados de los escritores de literatura infantil.

 

“Nunca prohibir el Pokémon Go, ni la televisión, pero que siempre haya un rato en el día para que el niño que sienta a leer con los padres, que además es un momento muy íntimo y muy bonito… para leer por el puro gusto, sin que haya exámenes de por medio.

Vivan 3

Los niños chinos son muy inteligente y dulces, comentó Masnour.

“En México somos más pícaros y con más sentido del humor, pero ellos percibieron muy bien el tipo de cuento que yo escribo, poco solemne y convencional y hubo una conexión bonita con ellos, además algunos visitará nuestro país”, refirió.

 

DSC_5196

Dentro de la producción literaria de Vivián Mansour destacan los títulos Familias familiares (con ilustraciones de Juan Gedovius, 1999), El peinado de la tía Chofi (con ilustraciones de Martha Avilés, 2002), El Enmascarado de Lata (con ilustraciones de Trino, 2005), ¡Fuiste tú! (con ilustraciones de Trino, 2007), La mala del cuento (con ilustraciones de Patricio Ortiz, 2009) y La excepción de la regla (con ilustraciones de Patricio Ortiz, 2012), todos bajo el sello editorial del Fondo de Cultura Económica.