Actividades Culturales

Traducirán al chino la obra de la escritora mexicana Valeria Luiselli

Los lectores sinohablantes tendrán acceso a la literatura Valeria Luiselli, cuyo libros serán traducidos al chino.

Luiselli Fan YE conferencia

Por Raúl López Parra

Los lectores sinohablantes pronto tendrán acceso al universo literario de la escritora mexicana Valeria Luiselli, cuyo libro de ensayos Papeles Falsos (2010), las novelas Los Ingrávidos (2011) y La historia de mis dientes (2014) serán traducidos al mandarín bajo el sello editorial Horizon Books.

El anuncio se realizó en el Instituto Cervantes de la capital de China, en el marco de la conversación literaria que la escritora sostuvo con Fan Ye, catedrático de la Universidad de Pekín y traductor al chino de la novela de Gabriel García Márquez, Cien años de Soledad, así como cuentos y novelas de Julio Cortázar, entre otros autores.

Luiselli formará parte de la colección hispana de escritores traducidos por Horizon Books, entre ellos el chileno Roberto Bolaño, el español Enrique Vila-Matas y el mexicano Augusto Monterroso.

Tras la tertulia literaria, organizada entre el Cervantes, la Embajada de México y el Centro de Estudios Mexicanos de la UNAM, Luiselli comentó que aún no se tenía definido al traductor, pero a ella le gustaría que fuera Fan Ye, con quien sintió afinidad y quien ha comprendido su narrativa al grado de entender su pensamiento.

Luiselli Fan Ye web

 

Previo a su presentación, Luiselli visitó la Biblioteca Antonio Machado del Instituto Cervantes, y recorrió el Rincón UNAM, el espacio donde están disponible los recursos de literatura iberoamericana y mexicana, contenidos en la plataforma Descarga Cultura de la Universidad.

De izquierda a derecha Inma González, Directora del Instituto Cervantes de Pekín; la escritora Valeria Luiselli; Fan Ye, Catedrático de la Universidad de Pekín; Ken Oyama, Secretario de Desarrollo Institucional de la UNAM; Julián Ventura, Embajador de México en China y Guillermo Pulido, Director de la UNAM-China.
De izquierda a derecha Inma González, Directora del Instituto Cervantes de Pekín; la escritora Valeria Luiselli; Fan Ye, Catedrático de la Universidad de Pekín; Ken Oyama, Secretario de Desarrollo Institucional de la UNAM; Julián Ventura, Embajador de México en China y Guillermo Pulido, Director de la UNAM-China.

En la Inauguración, la Directora del Cervantes, Inma González, se refirió a la alianza que han establecido dicha institución con la UNAM, la cual se ve reflejada en la serie de eventos que se han organizado con la representación de la Universidad en China.

Asimismo, la Directora del Cervantes dio la bienvenida a la presentación de la escritora mexicana. al Embajador de México, Julián Ventura, al Secretario de Desarrollo Institucional de la UNAM, Ken Oyama, y al Director del CEM, Guillermo Pulido.

En entrevista, Luiselli expresó que se sentía feliz de que su obra será traducida al mandarín, y reconoció que su editorial tiene un gusto literario con escritores hispanos con los cuales ella siente afinidad.

Refirió que el plan de la editorial china es que los tres libros se publiquen en 2017.

Luiselli es considerada una de las escritoras menores de 35 años más destacadas y una revelación en las letras latinoamericanas. En 2013 recibió el Premio Internacional de Literatura, que otorga la Casa de las Culturas del Mundo de Berlin, Alemania, por su primera novela Los Ingrávidos. En 2014, la misma obra fue reconocida con el premio Times Book Prize del diario estadounidense Los Angeles Times.

Luiselli entrevista

Su segunda novela La historia de mis dientes fue considerada entre los 100 mejores libros de 2015 por el diario New York Times y fue finalista del Premio Nacional de la Crítica de Estados Unidos; es la segunda mexicana en llegar a este nivel.

Sin embargo, a Luiselli la palabra éxito no le entusiasma.

El éxito es como un globo que se infla rápido y se puede reventar. Soy una persona muy constante en mi trabajo, muy metida en mi oficio, con enorme disciplina y siempre agradezco cuando hay lectores que realmente se interesan por el fruto de ese esfuerzo. Lo demás no importa, comentó.

Valeria nació en la Ciudad de México en 1983, pero parte de su infancia la pasó en Corea del Sur y Sudáfrica, donde su padre, Cassio Luiselli, fue el primer Embajador de México. Para ella, vivir en diferentes sitios del mundo es una normalidad. En la escuela tomaba clases en inglés y en casa hablaba español.

Desde 2008 radica en Nueva York, en el barrio de Harlem. Se mudó a Estados Unidos para realizar su doctorado en Literatura Comparada en la Universidad de Columbia, donde también imparte cátedra. Su condición de extranjería le ha dado una perspectiva diferente sobre su identidad mexicana.

“Si una libertad tenemos las personas es la de reinventarnos y en el sentido identitario también. No me siento constreñida por ninguna nacionalidad, ninguna etiqueta, sin embargo, siempre he mantenido un vínculo profundo con México, con mi idioma, con la manera tan única, divertida y deliciosa con el que se habla el español mexicano. Mi último libro es un intento por registrar ciertos tonos, cuyo narrador es un guardia de seguridad que habla idéntico a mi tío, quien fue comerciante en la Central de Abastos. Escribí pensando en esa voz, para recuperar un poco el habla de un lado de mi familia. Siempre está conmigo México, pero no es algo abstracto o cursi, ni folclórico: me vestían de china poblana de niña, pero hay cosas más interesantes de nuestro país y lo sabemos”.

Luiselli, egresada de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México, descubrió su vocación desde niña.

“Encontré en la escritura un espacio, no diré de refugio, pero sí donde estar en casa, a pesar de estar siempre en situaciones de extranjería absoluta, pero eso no fue consciente en mí, sino hasta mucho después. En varios momentos de mi vida reconocí en la escritura un impulso natural. Entendí que ser escritora sería mi oficio cuando tenía 21 años, radicando en Madrid, estudiando y trabajando, viviendo sola por primera vez en mi vida. Descubrí un espacio de soledad y de trabajo duro, donde escribí de forma diaria y con disciplina”.

Luiselli recomienda a quienes sueñan con ser escritores que lean “muchísimo” y escriban diariamente, sin importar el estado de ánimo ni el cansancio.

“La escritura no se trata de expresarse y estar inspirado. Eso es una estupidez. Es un trabajo y para encontrar las cosas más significativas hay que picar piedra para llegar a cualquier fondo”.

En su primera visita a China, Luiselli participó en el Festival de Literatura organizado por la Librería Bookworm, y también ofreció una conferencia en la Universidad de Pekín.