Actividades Culturales Programa Académico-Cultural 2016 Uncategorized

¿Cómo celebran los chinos la Fiesta Qingming (el Día de la Limpieza de las Tumbas)?

La Fiesta Qingming (también conocida como el Día de Limpieza de Tumbas o Día de los Difuntos) es una de las celebraciones más importantes en el calendario lunar chino.

Vera

Por Vera Zhang

La intérprete y traductora del Centro de Estudios Mexicanos nos explica la celebración del Qingming, conocido también como el Día de Muertos de China.

La Fiesta Qingming (también conocida como el Día de Limpieza de Tumbas o Día de los Difuntos) es una de las celebraciones más importantes en el calendario lunar chino y marca un tiempo sombrío cuando la gente rinde homenaje a sus seres queridos que han fallecido.

Esta festividad ha sido declarada como una de las siete fiestas oficiales nacionales en China. Usualmente cae entre el 4 o 5 de abril del calendario gregoriano.

tumba2
La tumba del emperador de la Dinastía Qing. Foto Raúl López Parra

Según el conteo de nuestros antepasados, cada cuatro años, en año bisiesto, la Fiesta Qingming se realiza el día 4 y en los dos años siguientes se celebra el día 5.

Siendo uno de los veinticuatro periodos solares, Qingming es el decimoquinto día del equinoccio de primavera. Después de la llegada de este día las temperaturas empiezan a subir. Es también una forma de despedir al invierno, tanto en el sur como en el norte del país.

Por esta razón, el día Qingming,  en su significado chino representa el aire claro y brillante. Es la naturaleza que renace y propicia condiciones idóneas para iniciar el arado de la tierra.

Actualmente, el Qingming también es una oportunidad para pasar un buen fin de semana en el campo para disfrutar la belleza de las flores recién brotadas, y ver a los insectos que nuevamente rondan la vegetación. Es propicio para realizar un día de campo con todos los familiares. ¡No pueden faltar las cometas o papalotes!

El origen de la Fiesta Qingming se remonta a la antigüedad, a los tiempos de los Estados Combatientes y al periodo de Primavera y Otoño.

Chong Er, un legítimo heredero del Reinado Jin, se exilió acompañado por unos de sus comensales de confianza, uno se llamaba Jie Zitui.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Un día, por mucha hambre y frío que había sufrido, Chong Er se desmayó. Para salvar la vida de su señor, Chong Er, Jie Zitui cortó un pedazo de carne de su pierna, lo asó, y lo ofreció a Chong Er para que se repusiera.

Diecinueve años después, Chong Er volvió a su tierra y se convirtió en el rey de un reino muy poderoso. Él designó a todos sus fieles comensales pero menos a Jie Zitui, el vasallo que le había salvado la vida con su propia carne. Sentido por ello, Jie Zitui se retiró de la política y vivió oculto en una montaña con su madre, quien era muy anciana.

Un día, el Rey Chong Er recordó la fidelidad de su viejo comensal Jie Zitui, por lo que quería encomendarle un alto cargo como una forma de agradecimiento, pero Jie le rechazó. Los consejeros del rey propusieron que incendiara toda la montaña para que de este modo Jie saliera de su escondite con su madre.

El fuego duró tres días y noches. El rey encontró el cuerpo de Jie Zitui, abrazando estrechamente  el cuerpo de su madre. Junto a sus restos había un poema que Jie había escrito con sangre. En el poema  deseaba que el rey gobernara su reino con justicia y lealtad.

A partir de ese día y para rememorar cada año el sacrificio y la piedad de Jie Zitui, el rey Chong Er decidió establecer el Día Qingming.

A lo largo de la historia de 2 mil 500 años de China es muy difícil determinar en qué momento se formó la costumbre de limpiar las tumbas de los antepasados en ese día Qingming. Lo cierto es que la gente se reunía para rendir tributo a sus seres queridos fallecidos, creyendo que necesitaban tener lo necesario en el otro mundo.

tumba3
Tumba del emperador de la Dinastía Qing Foto Raúl López Parra

Desde entonces, en diversas partes del país tienen sus propia formas de celebrar en Qingming. Por ejemplo, en el corazón de China, Beijing, a la altura del fervor revolucionario cultural, cientos de miles ciudadanos marchaban a la Plaza de Tian’anmen y depositaban coronas en el Monumento a los Héroes del Pueblo para rendir homenaje a héroes anónimos que han sacrificado su vida luchando por la victoria y prosperidad del pueblo chino.

Para entender a China, tiene que sentarse a comer, ya que la comida es el adhesivo que mantiene el tejido social del país y  esta celebración no puede ir sin los alimentos.

Tres copas de aguardiente, unos panecillos blancos de arroz glutinoso o de maíz, y dinero de ofrenda son los tributos más populares. En las provincias alrededor del Río Amarillo, la gente quema dinero falso en la  ofrenda. En muchos pueblos no se acostumbra cocinar nada a fuego, solo consumen comida fría o sobrantes de días anteriores.

Al sur del Río Yangtze, en la provincias de Jiangsu y Zhejiang,  cuando la artemisa silvestre (aicao, una hierba especial para repeler a los insectos o curar las quemaduras) es abundante, las mujeres recogen estas hierbas, las machacan hasta convertirlas en jugo y después añaden arroz glutinoso y de relleno judías rojas, y al final se moldean en forma de pasteles y los cocinan a baño maría. A estos redondos, verdes y suaves pasteles los llamamos Qing Tuanzi. T

En vista de la creciente globalización, muchos chinos han emigrado al extranjero, más intensamente  en el siglo XX. Curiosamente, son estas personas los expatriados, quienes cumplen fielmente los antiguos ritos tradicionales, aunque para ellos es más difícil de mantener sus vínculos ancestrales .

En China, muchas fiestas tradicionales, costumbres y rituales se han ido perdiendo debido a la modernidad. El Qingming corre el riesgo de tener la misma suerte. Sin embargo, siempre hay gente que recuerda la historia, la impresionante fidelidad y lealtad de Jie Zitui, y las comidas típicas de esta fiesta en distintas regiones.

tymba 4
Foto Raúl López Parra

El Qingming es la oportunidad de recordar a nuestros seres queridos que se han ido físicamente pero que siempre viven en nuestros corazones.

Un comentario

Los comentarios están cerrados.